En el Polo Norte

El partido comenzó bien, puntos largos y disputados, muy nivelado en el marcador, entretenido, con mucha intensidad. De repente, un viento helado recorrió la pista de lado a lado. Fue tan intenso, tan rápido, que a uno de los jugadores le atravesó el pecho como un puñal de doble filo. No le quedó más remedio que ponerse un chándal para poder continuar en la pista. “Es que me estoy quedando helado”, dijo. Ha sido la forma más sutil y elegante de reprocharnos que le estábamos haciendo la nevera, es decir que, por ser tan bueno jugando al pádel, se estaba quedando “pajarito”, a punto de coger una pulmonía.

Hay jugadores que llevan mal que no les coloques la bola a punto de caramelo para que la destrocen, no les parece correcto que quieras ganar el partido y no le des el juego que más les interesa.

Sobre las neveras en el pádel hay poco que decir. En mi opinión:

  • si es una pachanga entre amigos es un gesto miserable y ridículo
  • si es una competición son totalmente válidas. En este caso, el que juega con chándal tiene que esperar su momento, armarse de paciencia y no querer ganar el punto a la primera bola que toca. Es un buen ejercicio de autocontrol que obliga a jugar con mucha inteligencia y sentido práctico.

Te pongo un ejemplo. Uno de los cuatro jugadores se lesiona pero continúa jugando. Se las arregla como puede para devolver las bolas y prefiere aguantar a ver si es capaz de terminar el partido y ganarlo. ¿Qué habría que hacer, no tirarle ni una bola porque no puede jugar y jugárselas todas contra su compañero?, ¿eso sería lo más deportivo?, ¿o tratarle igual que al resto y que asuma las consecuencias de querer continuar a toda costa?. Si se le juega al lesionado por ser el más débil ¿eso es una nevera a su compañero?. La ley de la selva, o llámalo como quieras.

¿Te han hecho alguna vez una nevera?, ¿sí?. Vaya, eso es que eres muy bueno. O te lo tienes muy creído, ¿en qué grupo estás?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar